Neuromarketing Dias Extraños Podcast

Guión de Días Extraños 32 (Economía Extraña: ¿De dónde sale el dinero?)

Posted on Posted in Uncategorized

Iré publicando los guiones de los diferentes programas de la Sección “Economía Extraña” del Programa “Días Extraños” con Santiago Camacho. Para aquellos que estéis interesados en los temas tratados he añadido, al final, vínculos a documentos para profundizar algo más en el tema. He aquí el primero denominado: ¿De dónde sale el dinero?

Puedes escucharlo aquí: http://www.ivoox.com/economia-extrana-de-donde-sale-dinero-audios-mp3_rf_22514442_1.html

En este podcast vamos a tratar sobre el dinero. Money makes the world go around era el tema central de la famosa película Cabaret de 1972. El dinero hace que el mundo gire, pero realmente ¿Qué es el dinero? ¿Cómo se crea? ¿Qué tienen que ver los bancos en todos esto? ¿Pueden los bancos crear dinero de la nada? ¿Qué había antes del dinero?

Bueno, ciertamente antes de que existiera el dinero, ya existía el comercio. Se llamaba trueque. El trueque se basaba en el intercambio de bienes entre diferentes productores. Si yo fabrico pan y tú fabricas zapatos, yo intercambio mi excedente de pan por tu excedente de zapatos. El problema surge cuando yo necesito zapatos, pero tú no quieres más pan. Entonces en cada transacción tenemos que ponernos de acuerdo en cuantas barras de pan valen un par de zapatos. Como vemos, es un sistema muy costoso en términos de tiempo y esfuerzo de negociación.

Es por ello, que se empiezan a utilizar distintos bienes como metales o minerales que tienen cierto valor por su escasez como piezas de intercambio para compraventas. La obsidiana, el oro, la plata, el cobre e incluso el grano fueron algunos de estos materiales utilizados hace más de 10.000 años.

A medida que el comercio se incrementaba, era necesario establecer medidas fijas de valor, y surge la acuñación de la moneda alrededor del año 600 antes de Cristo. Ahora el metal precioso se trocea en partes iguales y se marca con un valor y una procedencia, lo que facilita las transacciones al establecer divisiones claras de valor con diferentes monedas.

La banca surge al albur del dinero. Ya los fenicios realizaban préstamos de grano desde el 2000 a.c. Surgen los primeros prestamistas que aceptan depósitos bancarios y cambian moneda. Es en Italia, en el siglo XV donde surge la banca tal y como la conocemos actualmente. No obstante, fueros los orfebres los que empezaron a desarrollar prácticas bancarias al ofrecer servicios de custodia de metales preciosos, joyas, monedas y otros bienes que guardaban normalmente en bóvedas. Lo que ocurría es que, en muchas ocasiones, esos materiales entraban, pero no salían, me explico, cuando alguien depositaba un bien, recibía un, llamémosle, recibo de depósito, es decir, un justificante de que había depositado, pongamos por caso, 10 monedas de oro. Cuando esa persona quería gastar esas 10 monedas de oro, pongamos por caso, en la compra de un caballo, en lugar de acudir al orfebre, recoger las 10 monedas y pagar al vendedor, podía entregar a cambio ese recibo de depósito. Con el tiempo ésta práctica se fue haciendo cada vez más habitual, no sólo para los orfebres sino para la banca que empezaron a realizar préstamos simplemente utilizando “promesas de pago” o billetes emitidos por ese banco. Así, comenzaron a crear dinero. ¿Dinero de la nada? Bueno, dinero basado en promesas y en la confianza, ni más ni menos.

De este modo, los bancos actuales tienen dos funciones principales. Por un lado, las personas depositan su dinero en ellos y, por otro lado, prestan dinero a aquellos que lo requieren. Así, digamos que la banca puede crear dinero de buena fe, cuando presta en función a los depósitos que realmente tiene, y, podríamos llamarle de menos buena fe, cuando lo hace sin tener depósitos que lo garanticen. ¿Cómo es esto posible? Bueno simplemente porque los bancos no guardan tu dinero en una caja fuerte cuando lo depositas, sino que lo prestan o lo invierten en productos financieros para sacarle rentabilidad. ¡Sí! Ellos ganan dinero con tu dinero. De hecho, quizás te sorprendas cuando sepas que la cantidad de dinero que un banco mantiene en líquido en sus reservas no es demasiado grande. Se llama coeficiente de caja y por poner algunos ejemplos, en China es de un 19,5%, en Brasil es de un 20%, en Venezuela es de un 17% y en México de un 10,5%. Bueno, no parece mucho, eso quiere decir que, si en un día 10 personas ingresan 1000 euros en un banco en Brasil, aunque el banco reciba 10000 euros, sólo tiene que mantener por ley 1000 euros. Parece poco ¿no? Pues en la zona euro, ese porcentaje oscila entre un 0 y un 1% desde el 8 de diciembre de 2011 y en Estados Unidos entre el 0 y el 10%. Pero ¿por qué se reduce tanto? ¿no es eso arriesgado? De hecho, si todos los depositantes fueran al banco a exigir la devolución de su dinero a la vez, sólo podrían satisfacer a un 1%.

Bueno, el coeficiente de caja se aumenta cuando se quieren hacer políticas monetarias restrictivas. Así, cuanto menos sea, más dinero puede prestar la banca para estimular la economía y más dinero puede crear. Sí, crear, el dinero se crea a través de lo que se llama el efecto multiplicador. Por ejemplo, supongamos que un banco tiene un coeficiente de caja del 20% y deposito 1000 euros. El banco guarda 200 euros y presta 800. Esos 800 prestados bien pueden ingresarse en el mismo banco (que es lo habitual o en otro). El banco, de esos 800 euros, puede volver a prestar 640 euros y guardar 160 y así sucesivamente. Si este proceso se repite unas 8 veces, el banco, de mis 1000 euros habrá creado 5000 euros en nuevos depósitos.

Cuando tenemos reservas del 1% o inferiores, un depósito de 1 millón de euros no tarda en convertirse a través del multiplicador monetario en 100 millones de euros. No está mal ¿no? Además, con la existencia del dinero electrónico que no es sino un apunte en un registro informático, este efecto es aún más sencillo.

Este fenómeno multiplicador ya nos ha traído a lo largo de la historia más de un disgusto porque esto funciona bien siempre y cuando los que reciben los préstamos los devuelvan junto al tipo de interés, pero cuando los préstamos van fundamentalmente a inversiones inmobiliarias, sobre la base de que la vivienda vale cada vez más y más surgen las burbujas especulativas (esto quizás ya nos vaya sonando algo). Esto ocurre porque los bancos no han prestado de buena fe y quieren sacar partido de este efecto multiplicador sin límite prestando a individuos que se sabe de antemano que no van a poder devolver ese préstamo hipotecario, pongamos por caso, de medio millón de euros para un adosado en el extrarradio que hace menos de un lustro se vendía por una quinta parte de ese valor. Si, además, los que compran esas casas son trabajadores de la construcción con salarios altos gracias al auge de ese sector, la explosión de la burbuja hace que se queden sin empleo o bien que su sueldo se reduzca drásticamente y que no puedan pagar sus deudas.

Pues así se crea el dinero, no hace falta una tecnología muy especial sino simplemente que las personas depositen sus ahorros en un banco.

Gracias por escucharme y, hasta la próxima.

Para saber más:

https://www.bde.es/bde/es/utiles/glosario/glosarioPolt/indexR.html

http://www.pbs.org/wgbh/nova/ancient/history-money.html

https://www.economist.com/blogs/economist-explains/2016/09/economist-explains-economics-3

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *