Post

Cómo estudiar con mapas mentales

Aún me sorprendo con las respuestas de alguno de mis estudiantes a la pregunta de ¿Tú cómo estudias? Muchos me responden que releen varias veces cada frase hasta recitarla de memoria, otros que leen cada tema de principio a fin varias veces y algunos otros (pocos) que utilizan instrumentos de estudio como marcar con colores, dibujar esquemas o utilizar mapas mentales.

Es curioso cómo los mapas mentales, que constituyen uno de los recursos más poderosos para el estudio, estén relativamente poco extendidos. Pensamos que los estudiantes universitarios han llegado a la universidad porque saben estudiar y esto realmente no es así, al menos no todos.

Me encanta la primera definición que la Real Academia de la Lengua Española utiliza para el verbo estudiar: “Ejercitar el entendimiento para alcanzar o comprender algo.” Estudiar es entender ya que nuestro cerebro tiende a no almacenar durante mucho tiempo la información inconexa que no ha logrado introducir en nuestro sistema de interpretaciones. Por eso tendemos a olvidar en un plazo no superior a 45 días lo que hemos memorizado pero no hemos llegado a internalizar en nuestro sistema de comprensión.

Es aquí donde los mapas mentales son un instrumento muy poderoso para retener el conocimiento dado que cuando un estudiante construye un mapa mental desarrolla una intensa actividad creativa y visual que facilita la comprensión y asimilación de contenidos.

La técnica de desarrollo de mapas mentales suelen constar de diferentes etapas que animan a los estudiantes a construir los mapas en el sentido de las agujas del reloj estructurando así los contenidos del estudio en diferentes elementos de forma radial. http://www.docsity.com/es/noticias/ciencias-educacion/9-trucos-para-estudiar-con-mapas-mentales/
Los mapas mentales son además muy útiles a la hora de repasar materia de estudio y fijar mediante la memoria visual el conocimiento. Si estudiar te cuesta, no dudes en poner en práctica tu creatividad creando mapas mentales.